Home / Salud y Belleza / Cuide su colágeno

Cuide su colágeno

Estimuladores tópicos, tratamientos profesionales y la adopción de un estilo de vida saludable son instrumentos que ayudan eficazmente a conservar su potencia y tonicidad

Es la proteína más abundante del organismo y el elemento fundamental de la piel, huesos, ligamentos, tendones y cartílagos, incluidos los que resguardan las articulaciones. También forma parte de la pared de los vasos sanguíneos, de la córnea ocular, la dentina, las encías y del cuero cabelludo, así como del tejido conjuntivo que envuelve músculos y órganos vitales.

Esta sustancia es fabricada por células especializadas llamadas fibroblastos. Su papel biológico es doble: por una parte, junto con la elastina y las glicoproteínas, es responsable de la cohesión de los tejidos y de los órganos. Por la otra, el colágeno le confiere a todo ese entramado del organismo, hidratación, resistencia, elasticidad y flexibilidad.

“El cuerpo está constantemente creando nuevo colágeno para reparar el que se ha dañado. Ahora bien, con el paso del tiempo, la producción de este elemento se reduce, debido a la presencia natural de algunas enzimas que lo rompen. Así, alrededor de los 35 años, la producción natural de esta sustancia comienza a disminuir y su calidad no es tan buena, lo que se traduce en adelgazamiento de la piel, pérdida de volumen y formación de arrugas. A esto se une la exposición constante al sol, y el hecho de prescindir del uso de protectores; los excesos en el consumo de tabaco y alcohol, amén de la información genética con la que se nace, todo lo cual contribuye a la desintegración de tan preciado componente”, explica María Estela Barrios, cosmetóloga y cosmiatra integral.

Sin embargo, el envejecimiento de los tejidos colagénicos puede ralentizarse mediante una alimentación alta en colágeno, aplicación de cosméticos que lo contengan y tratamientos profesionales que estimulen su renovación.




Proveedores naturales

Ya que el colágeno tiene un papel fundamental dentro del organismo, es necesario cuidar la dieta y saber que existen alimentos que ayudan a evitar la pérdida del mismo. Una fuente primordial de esta sustancia es la gelatina, debido a que se obtiene directamente de las médulas animales. Por tanto, constituye un alimento que debe consumirse habitualmente. Además, puede obtenerse colágeno de las patas del ganado o el cerdo, del bacalao y del salmón, entre otros. Esto se debe a que parte de la estructura de estos animales es gelatinosa; de hecho al calentarse suelen soltar una especie de líquido pegajoso que en su mayoría es colágeno, y cuyo consumo ayuda al buen mantenimiento de las fibras y al fortalecimiento de la piel.

Otro nutriente esencial en la formación del colágeno es la vitamina C. Esta vitamina está presente en frutas como el kiwi, la naranja, la fresa, el melón, y en vegetales como el pimentón, el perejil, la espinaca y el coliflor, entre muchos otros. También pueden mencionarse como proveedores naturales de este elemento esencial el germen de trigo, las algas (sobre todo la espirulina y la chlorella), los frutos secos, huevos, leche, cereales integrales, aceite de oliva extra virgen, aguacate, soya, ostras e hígado. El consumo periódico de todos estos alimentos contribuye a mejorar la apariencia y flexibilidad de la epidermis.

Principios activadores

Los beneficios del colágeno también pueden aprovecharse cuando se aplica de manera externa, pues la industria cosmética pone al alcance de todos muchos productos, como cremas para el cuerpo y rostro, champús y ampollas para el cabello y esmaltes para uñas, fortificados con la proteína de la belleza.

“Numerosos estudios explican cómo la ciencia ha realizado experimentos en cultivos de células, a partir de los cuales se ha comprobado que, en efecto, esta proteína puede estimularse con la ayuda combinada de la alimentación y la cosmética. Cuando estos factores influencian la célula del fibroblasto, simultáneamente se motoriza la producción del colágeno”, explica Barrios.

En ese sentido, las cremas existentes en el mercado contienen principios activos que pueden buscarse al momento de adquirirlas. Los expertos recomiendan, como activadores del colágeno, aquellos cosméticos que incluyan en su fórmula sustancias como la saponina, un químico contenido en algunos vegetales, cuyo poder activador ha sido demostrado por diversos estudios científicos; asimismo, destacan las pomadas que en su elaboración contienen péptidos (aminoácidos) o la vitamina A (retinol).

Sin embargo, es una ilusión pensar que sólo con la aplicación constante de una crema humectante se producirá el milagro de ver cómo una cara de 55 años se transforma en una de 30. “Los cosméticos ayudan, pero de allí a considerarlos como una alternativa mágica es un error”, señala la especialista.

Sin bisturí

A la hora de buscar una técnica para el rejuvenecimiento de la piel, cada vez más las personas eligen tratamientos no quirúrgicos. Este cambio, a nivel mundial, se debe al surgimiento de nuevos procedimientos dermatológicos no invasivos que son altamente eficaces para la estimulación del colágeno y, por tanto, para mejorar la apariencia del cutis sin recurrir a operaciones ni a prácticas más agresivas.

Esta tendencia se ve reflejada en cifras que publica la Sociedad Americana de Cirugía Plástica y Estética, cuyas estadísticas muestran cómo durante el año 1997, 45 por ciento de los procedimientos que preferían los pacientes para mejorar su aspecto, tanto facial como corporal, eran cirugías; mientras que, en 2009, 83 por ciento de los mismos corresponde a métodos sin bisturí.

Algunos de los procedimientos para la estimulación del colágeno que reemplazan el paso por el quirófano, son:

• La radiofrecuencia. Estimula la reestructuración del colágeno existente y la contractilidad (aptitud de encogerse) de las fibras elásticas, aumentando el flujo sanguíneo y favoreciendo la expulsión de toxinas. Se aplica a través de equipos que trabajan emitiendo un calor intenso de modo controlado en la parte profunda de la piel, lo que mejora la flacidez. Proporciona resultados rápidamente visibles. Es un tratamiento indoloro que se realiza en pocas sesiones y devuelve a la piel parte de la tonicidad perdida con los años.

• Procedimientos cosmiátricos. Se combinan principios activos nutritivos y tonificantes que estimulan la formación de nuevo colágeno, empleando diferentes productos como la elastina y el caviar. A esto se une la aplicación de ultrasonidos, contractores faciales y máscaras revitalizantes, que le otorgan a la piel turgencia y elasticidad.

• Láser facial. Es uno de los recursos más modernos para recuperar la apariencia juvenil. En cuanto a su poder como estimulador del colágeno, existen dos tipos: ablativo y no ablativo. Su aplicación depende del grado de afectación de cada persona.
Entre los ablativos se encuentran el CO2 y el Erbium Yag Láser. Se denominan así por los elementos que en estos equipos crean la luz del láser, y son usados para remover las capas superiores de la piel envejecida y, simultáneamente, calentar sus capas profundas. Tienen como desventaja que amerita de un postoperatorio largo y exige de un cuidado exhaustivo de la piel por varias semanas.

Por otra parte están los láseres no ablativos, y se les conoce como Pulse Dye Láser, Diode Alexandrite Láser, Nd Yag Láser, Láser infrarrojo y Láser de luz pulsada. Estos son menos agresivos ya que no rompen la piel, sino que actúan directamente en capas más profundas. Son selectivos para estimular el colágeno, porque influyen específicamente sobre la pigmentación y los vasos sanguíneos. La sesión inicial es corta, entre 20 y 40 minutos, luego se requieren otras aplicaciones durante varias semanas. Posteriormente, se realizan tratamientos de mantenimiento.

Inyecciones: riesgos y beneficios

Este tratamiento se ha utilizado por décadas para restaurar la flexibilidad de la piel y ayudar a mantener una apariencia juvenil. Sin embargo, actualmente, su uso está bastante restringido entre los profesionales de la medicina debido a su procedencia: “El que se utiliza es de origen porcino, siendo el riesgo de alergia muy alto, por lo que resulta imprescindible realizar pruebas previas en los pacientes antes de aplicarlo”, explica el doctor José Francisco Ochoa, miembro de la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica Reconstructiva Estética y Máxilofacial.

Como cualquier otro rellenador, puede ser utilizado para todo tipo de arruga e imperfección. De hecho tiene los mismos usos que el ácido hialurónico. “Una de las ventajas frente a este último es que sus efectos duran mayor tiempo, porque tarda un poco más en ser reabsorbido. Hay reportes de hasta dos años de duración”, señala Ochoa. Pero el problema que tiene es que se trata de un producto no completamente compatible con el ser humano, en virtud de su origen. Esto hace que los pacientes que tienen alergias puedan presentar problemas severos.

En cuanto a estos problemas que pueden presentarse al aplicar el producto, el especialista explica: “Siempre van a existir complicaciones. Y uno como médico tiene la responsabilidad de decirle al paciente lo que puede presentarse. Por ejemplo, puede ocurrir, como resultado de la inyección de casi todos los rellenadores, sangramiento, hinchazón, eritema, marcas de las agujas, problemas similares a como si fuera acné, pequeños tumorcitos y asimetrías”.

“De hecho, cuando se inyecta un producto, sea Botox, colágeno ó ácido hialurónico, en el momento en que introduces la aguja, el paciente va a tener una pequeña hinchazón en la zona, porque lo estás agrediendo. Por ejemplo, si rompes un vasito, puede producirse un hematoma en el área. Igualmente que al pinchar se puede desarrollar una marca. Hay que tener mucho cuidado con esto, porque hay personas que hacen queloides. En fin, todo esto son riesgos que pueden presentarse al aplicar cualquier producto de los inyectables. Sin embargo, la mayoría de estas consecuencias, son pasajeras”.

Para finalizar, el doctor Ochoa expresa que cuando se logre el colágeno sintético, éste, como rellenador, va a competir muy duramente con el ácido hialurónico.

No es la edad la que nos hace sentir mayor sino los signos visibles del envejecimiento. Por eso, con una orientación profesional adecuada, la adopción de una forma de vida saludable y el uso de la cosmética necesaria puede lograrse la activación del colágeno en el organismo, lo que retrasaría la aparición de las temidas arrugas, y permitiría, de esta manera, que la piel luzca firme, suave y luminosa.

Por BEATRIZ GARCÍA CARDONA imagen: WWW.SHUTTERSTOCK.COM
Coordenadas Estampas María Estela Barrios, cosmetóloga y cosmiatra integral

About dos72

Check Also

8 alimentos que hacen bien a tu cabello

Una parte muy importante de tu cuerpo es sin dudas tu cabello y mantenerlo cuidado ...

¿Sabes que es la Ginecologia?

La ginecologìa es la rama de la medicina especialidazada en los problemas ginecològicos o caracterìsticos ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.