Home / Fantasia y Creencias / El Relato de una Hada

El Relato de una Hada

Renazco en un reino de hadas y fantasía donde el tiempo se disuelve en cada amanecer y las hojas de los árboles bailan con el viento hasta que el sol se pone y la luna me invita a vivir mi mejor sueño, el de abrir las alas y dejarme caer en mi esencia hadada.
Racimos de estrellas iluminan mi alma y me muestran el camino en un mundo encantado donde la ilusión camina a mi lado, alentada por los suspiros de los ángeles.

En la oscuridad de la noche todo cobra forma a través de una luz invisible, perceptible a vuestros ojos, que me guía en una estela de besos y de juegos hasta mi silencio interior, donde una sabiduría ancestral yace desde la eternidad y se posa en los pensamientos más sublimes. Desde el silencio se abre la flor del conocimiento y de la certeza que nos acerca a nuestra misión desde la intuición y la confianza en uno mismo. Sólo desde el corazón somos nosotros mismos. Él tiene latido y voz, y experimentar su sonrisa nos eleva a aquello que hemos venido a hacer.




Me confundo con la brisa y me dejo arrastrar hasta la superficie de un río donde me hechiza el fluir sonoro y tranquilo del agua, ese fluir de la corriente que sigo eternamente y que me cautiva desde mi nacimiento. El río desemboca en un mar donde el olor a sal abre mis poros y purifica mi luz. Las olas rompen en la costa y en la arena recojo una caracola. La acerco al oído para oír el ronroneo del mar. Escucharlo por la caracola y a la vez presenciar el estallido de las olas en la orilla, me lleva a disfrutar enormemente de la vibración rítmica y energizante del océano ante cuya belleza me disuelvo y retorno al seno de la madre naturaleza. Ella me acoge en su regazo y me recuerda que he regresado a casa.
Autora: María Jesús Verdú Sacases

About dos72

Check Also

Pensamiento de una Hada

Paseo por un campo de ensueño sembrado de silencio. El sol del amanecer acaricia las ...

El misterio de las Hadas

Nadie ha logrado descifrar el alfabeto de las hadas. A través de muchos siglos han ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *